La mayoría de los pequeños y medianos productores criamos cerdos en nuestras fincas con el sistema de patio. Esto significa que les damos de comer granos, residuos de las cosechas y desperdicios de la cocina. El problema es que estos alimentos tienen bajo valor nutritivo. Los cerdos son animales monogástricos, es decir sólo tiene un estómago y necesitan que su comida tenga entre 16-18% de proteína, un nutriente necesario para ganancia de peso. Cuando la ración diaria del animal no tiene estos nutrientes los cerdos demoran más tiempo en engordar o alcanzar el peso para el sacrificio.
Las cerdas mal alimentadas demoran más tiempo en quedar preñadas, producen menos crías o lechones y a la vez producen menos leche, lo que retarda el desarrollo de los lechoncitos, así demoramos más tiempo en recuperar la inversión y dejamos de ganar.