En un establecimiento porcino, un plan sanitario se define como una serie de técnicas que aplicadas con criterio y habilidad, sin saltearse ningún paso del proceso productivo, posibilitan lograr un alto rendimiento económico como consecuencia de la eficiencia sanitaria del plantel en las diferentes categorías de porcinos que pueblan el establecimiento. Este plan debe ser sistemático, integrado y práctico.